Imágenes de la frase célebre

Y cuando hubo anochecido, y a aquella noche le siguieron otras, y el hombre desesperó al cabo de que el perro volviera, sintió que el alma se le partía en dos o que se quedaba sin alma. Jamás se había detenido a pensar en lo inauditas que son las noches;

Ver más frases de Francisco Tario

Enlaces de Interés

Conecta con nosotros

Sitios web amigos

  • ¡Tu sitio web aquí!